Contractura cervical: síntomas, causas y tratamientos

¿A qué se debe el dolor de cuello?

La columna vertebral es la estructura principal de tu cuerpo, por lo que debes cuidarla mucho. Hay diversas causas que pueden provocar una dolorosa contractura de cuello. Conóncelas, así como todos los remedios y trucos para aliviarla.

Qué es una contractura cervical

La rigidez cervical acompañada de dolor es conocida como contractura cervical o cervicalgia, es un problema muy común y que seguramente sufriste más de una vez. El dolor también es acompañado de sensación de presión, rigidez y presión tanto en el centro posterior del cuello como en ambos lados. Muchas veces se lo describe como "llevar una mochila". Los músculos trapecio y elevador son los más afectados, aunque son 20 el total que componen esta zona del cuerpo, desde la cabeza hasta la columna vertebral.

Una contractura cervical es provocada por la compresión de los vasos sanguíneos, este padecimiento puede ser provocado por diferentes causas, desde una mala postura, hasta el habitual estrés o la deshidratación.

Cuáles son sus síntomas

Los síntomas de una contractura cervical son fácilmente identificables, aunque en ocasiones también pueden significar otro tipo de afecciones, es por esto que ante la menor duda debes consultar a tu médico.

  • Dolor de cuello. Es el principal síntoma de una contractura cervical, también puede extenderse a lo largo de la columna vertebral, hombros e incluso la cabeza. Generalmente va acompañado de sensación de hormigueo.
  • Inflamación. La contractura de cuello también provoca inflamación, punzadas y sensación de rigidez y hormigueo.
  • Mareos. Aunque en un principio la contractura provoca dolores de cabeza de leves a intensos, al aumentar su gravedad éstos pueden llevar a mareos.

El dolor de cervicales puede ser tolerable en la mayoría de los casos, ya que puede ser esporádico o solucionarse con una buena noche de descanso, pero a medida que pasan los días y el dolor en el cuello permanece, se hace más difícil soportar la contractura.

Cuáles son sus posibles causas

La causa más común de una cervicalgia es el estrés, que termina depositándose en tu cuello, la mala postura es otra de sus causas principales. Las cervicales son delicadas y requieren atención y cuidados, siempre es mejor prevenir que curar y las contracturas no son la excepción.

  • Estrés. La sobrecarga de trabajo o la obligación de enfrentarte a situaciones que te estresan o provocan ansiedad son algunas de las causas más comunes de las contracturas cervicales.
  • Posturas forzadas. El mantener posturas forzadas en la zona de cuello y espaldas, como pasar muchas horas frente al ordenador, es otra de las principales causas de la cervicalgia. También se puede producir por mantener malas posturas.
  • Debilidad de los músculos. Cuando tu músculo está débil y le exiges más de la cuenta tu cuerpo reacciona provocando una contractura para evitar la rotura de fibras. Es bastante común en prácticas deportivas.
  • Deshidratación. Luego de una noche con mucha bebida se produce la deshidratación de los músculos y acumulación de sustancias tóxicas, provocando dolor cervical, mareos y dolor de cabeza.

Tratamientos para las cervicales

En primer lugar debes ir a un médico, a quien le explicarás tu síntomas y te hará algunas pruebas físicas. Seguramente en esa primera consulta pueda hacer un diagnóstico, sin embargo en otras oportunidades será necesario descartar otras enfermedades vestibulares, neurológicas y psicosomáticas con diferentes tipo de exámenes. El tratamiento de las contracturas musculares debe ser abordado de diferentes formas, como las siguientes.

  • Descansar. En la mayoría de los casos una contractura mejora notablemente descansando en un buen colchón y una almohada en buenas condiciones. Un espacio calmo y limpio también colaboran con un buen descanso, no olvides practicar ejercicios de relajación antes de dormir.
  • Mejorar la postura. Cuando el problema es desencadenado por una mala postura con tomar un descanso de dos o tres días de la causa y luego mejorar la postura a la hora de desarrollar tus actividades cotidianas, la contractura cervical mejorará notablemente.
  • Antiinflamatorios. Si quieres un alivio instantáneo puedes acompañar las otras recomendaciones con el uso de antiinflamatorios orales, generalmente son recomendados en casos más graves que afecten tus actividades cotidianas. También cuentas con una interesante cantidad de plantas antiinflamatorias como la manzanilla, cúrcuma, alfalfa, eucalipto y jengibre.
  • Masajes. Puedes acudir a centro especializados donde podrán practicarte masajes para aliviar las molestias y aflojar la contractura o puedes probar con automasajes relajantes y estiramientos de cuello.
  • Remedios caseros. Los baños con agua tibia salada y algún aceite relajante, aplicar frío para reducir la inflamación y luego calor seco para incentivar la circulación y el uso de plantas medicinales como la planta de árnica y aloe vera son remedios que, junto con los otros consejos, te ayudarán a aliviar la contractura cervical.

Otros problemas de la columna

La cervicalgia es tan sólo uno de los problemas que puede afectar tu columna, otros son la lumbalgia, artrosis cervical, ciática, escoliosis y la fibromialgia. Conoce un poco más sobre cada uno de éstos.

  • Qué es la lumbalgia. Un dolor localizado en la parte baja de la espalda puede provocar no sólo una gran molestia, sino que también problemas emocionales y para realizar tus actividades diarias. Aprende a prevenirla y acude a un médico profesional para ir adelante con un tratamiento.
  • Qué es la artrosis cervical. Esta patología reumática lesiona las articulaciones, produciendo dolor, rigidez e incapacidad para movilizarte. Puede afectar tanto a la columna cervical y lumbar (artrosis lumbar), como también a las rodillas, caderas, hombros y dedos de las manos.
  • Qué es la ciática o ciatalgia. Otra patología común de la columna es la ciática, generalmente provocada por la hernia cervical o de disco. Aunque hay ciertos ejercicios que puedes practicar para reducir las molestias siempre lo mejor es que vayas a un médico especialista para que te diagnostique y trate.
  • Qué es la escoliosis. Si sufres dolores intensos de espalda de forma permanente uno de los posibles diagnósticos es la escoliosis o curvatura de columna. Este problema sólo puede ser diagnosticado por un médico, quien además te brindará el tratamiento adecuado.
  • Qué es la fibromialgia. Aunque no es un problema de la columna en particular, sí puede provocar molestias en esa parte del cuerpo. El dolor generalizado en el cuerpo sin razón aparente es conocido como fibromialgia. Este problema aqueja cada año a más personas y su tratamiento debe ser abordado desde múltiples áreas hasta dar con la mejor forma de aliviar los síntomas.

Otros artículos que te pueden interesar:


Periodista. Bebedor empedernido de té verde y convencido de los remedios caseros.

Sígueme en Google+

No hay comentarios

Créditos de la imagen