Síntomas de sarampión en niños: cómo detectarlo y tratarlo

Conoce las causas del sarampión para estar alerta

No hay dudas de que el sarampión en niños es una enfermedad muy común. Por esto es tan importante que estés atento a la aparición de sus síntomas para tratarlo con tu pediatra de confianza.

El sarampión es una infección respiratoria altamente contagiosa muy común en niños, causada por un virus, aunque también puede presentarse en adultos. Se caracteriza por provocar una erupción cutánea. Su pronóstico generalmente es bueno, siempre y cuando no se presenten complicaciones como una neumonía o bronquitis. Conoce las causas y síntomas de sarampión, su tratamiento y cómo prevenirlo.

Causas del sarampión

Las causas del sarampión son las mismas que otras enfermedades respiratorias, el contagio de un virus mediante los fluidos nasales, de la garganta, boca o por contacto íntimo. Por ejemplo, si una persona infectada estornuda o tose lanza gotitas contaminadas que pueden llegar a otras personas que estén cerca.

El virus del sarampión es muy contagioso, tanto que se estima que el 90% de las personas que entren en contacto con una persona infectada, lo contraerán. A menos que ya hubieran tenido sarampión o estén vacunado contra el mismo.

Aunque gracias a la vacuna del sarampión, esta enfermedad se ha erradicado de países como los Estados Unidos, cuando personas no vacunadas visitan el país y tienen el virus pueden crear nuevos brotes en personas no vacunadas. Este virus puede mantenerse en el aire o superficies durante períodos de hasta 2 horas y puede ser transmitido antes de la aparición de los primeros síntomas.

Síntomas de sarampión

Los síntomas de sarampión en niños aparecen entre 8 y 12 días luego de la infección. El síntoma más conocido y de los primeros que aparecen es la erupción cutánea de color rojizo que se extiende por todo el cuerpo, pero hay otros signos a los que debes prestar atención.

  • Erupción. Se caracteriza por la aparición de manchas rojas con centro blanco/azulado en la boca, que luego se extienden al rostro, cuello, torso, brazos, piernas y pies. Suelen aparecer entre el tercer y quinto día luego de la incubación.
  • Conjuntivitis. Enrojecimiento en los ojos, lagrimeo, picazón, lagañas y sensibilidad a la luz son algunos de los síntomas de la conjuntivitis que también puede producirse como parte del sarampión.
  • Congestión nasal. Mucosidad, tos seca y dolor de garganta son algunos de los síntomas que también pueden afectarte si sufres de sarampión.
  • Dolor muscular. Otro de los síntomas del sarampión en niños es el dolor muscular generalizado, cansancio y mal humor.
  • Fiebre. Como sucede con otros virus, el sarampión también provoca el aumento de la temperatura corporal.

Tratamiento para el sarampión

Los síntomas de sarampión no cuentan con un tratamiento específico, lo mejor que puedes hacer tanto si tú como tu hijo se contagian el sarampión es seguir estos consejos.

  • Reposo. Descansar en un espacio tranquilo y con las luces bajas es indispensable para lidiar con el malestar que provocan los síntomas del sarampión en adultos y niños. Este reposo debe incluir abandonar todo tipo de actividades en el que tengas contacto con otras personas, ya sea kinder, colegio, trabajo, universidad o reuniones sociales, esto es para evitar esparcir el virus.
  • Toma líquido. Zumo de frutas, té o infusiones y agua son los mejores remedios para reemplazar los líquidos que pierdes por la fiebre y la sudoración provocada por el aumento de la temperatura corporal.
  • Medicamentos. Otro de los tratamientos para el sarampión son medicamentos recetados como antibióticos o antifebriles.

Si notas síntomas del sarampión en bebés, o cuando tu hijo o tú están tomando medicamentos inmunodepresores o padeciendo cuando enfermedad que afecte al sistema inmunitario debes acudir a tu médico rápidamente.

Prevenir es la mejor forma de evitar todo el malestar que provoca este virus. La vacuna para el sarampión es una forma efectiva de hacerlo. Generalmente está dentro de la vacuna triple vírica (contra las paperas, la rubéola y el sarampión) o la cuádruple (que también incluye la varicela). Se administra entre los 12 y meses y se refuerza entre los 4 y 6 años.

Otras enfermedades eruptivas

Ya conoces los síntomas del sarampión, cómo prevenirlo y tratarlo. Pero ésta no es la única enfermedad eruptiva de fácil contagio, conoce otras como la rubeola, la varicela y la mononucleosis.

  • Síntomas de rubeola. Las manchas rojas que provocan picazón es su síntoma principal, pero también provoca inflamación ocular, articular y muscular, dolor de cabeza y fiebre.
  • Qué es la mononucleosis. También conocida como la enfermedad del beso, la mononucleosis provoca dolor estomacal, pérdida de apetito, cansancio, fiebre y dolor de garganta.
  • Todo sobre la varicela. Generalmente afecta a niños de entre 4 y 10 años con síntomas como fiebre, malestar, dolor de cabeza, ganglios inflamados y erupciones cutáneas.

Otros artículos que te pueden interesar:


Periodista. Bebedor empedernido de té verde y convencido de los remedios caseros.

No hay comentarios

Créditos de la imagen