Síntomas de golpe de calor en adultos, niños y bebés: ¿cómo detectarlos y tratarlos?

Cómo detectar un golpe de calor en niños, consejos y trucos

Descubre en esta nota cuáles son los síntomas de golpe de calor, cómo prevenirlos y reducirlos rápidamente con consejos que puedes seguir en tu casa. ¡Imperdible para el verano!

Qué es un golpe de calor

Un golpe de calor es un problema ocasionado al sufrir calor extremo, consiste en una alteración de la regulación térmica de tu organismo. Es muy común durante el verano o en lugares con temperaturas elevadas. La exposición prolongada al calor, ya sea caminando, tomando sol o realizando algún tipo de esfuerzo físico son situaciones en la que puede desencadenarse este trastorno.La falta de hidratación ni protegido aumenta las chances de sufrirlo.

Aunque es muy común, un golpe de calor requiere tratamiento de emergencia, ya que si no es atendido rápidamente puede empeorar dañando el corazón, cerebro, músculos y riñones, incluso puede provocar la muerte. Los niños y adultos mayores son los más propensos a padecer un agotamiento por calor o golpe de calor, pero los diabéticos, tienen problemas cardíacos, obesos y alcohólicos también están entre los grupos de riesgo.

Síntomas de un golpe de calor más comunes

Un golpe de calor en niños y adultos provoca síntomas similares, pero también puedes encontrar algunas diferencias. El calor en la cabeza, aumento de la temperatura corporal y el agotamiento son algunos de los que tienen el común. Conoce cada uno de ellos y aprende a darte cuenta si tu bebé o hijo está sufriendo un golpe de calor y actúa rápidamente.

Adultos

Al ser adulto podrás reconocer fácilmente los síntomas de este problema, el dolor de cabeza por calor es uno de los primeros que aparecen. Entre los síntomas de golpe de calor en adultos se destacan los siguientes.

  • Dolor de cabeza.
  • Debilidad muscular.
  • Confusión y mareos.
  • Aceleración del ritmo cardíaco.
  • Vómitos.
  • Enrojecimiento y sequedad en la piel.
  • Pérdida de conocimiento.

Bebés y niños

Algunos síntomas de golpe de calor en bebés son fácilmente identificables, pero otros puede confundirse con otras molestias. Si tienes un bebé o niño pequeño debes estar muy atento a cómo se siente, ya que son uno de los grupos más propensos a sufrir un golpe de calor. Estos son los síntomas de golpe de calor en niños y bebés.

  • Incomodidad e irritabilidad.
  • Piel irritada y enrojecida, principalmente en las zonas con pliegues (cuello, brazos, piernas) y el pecho.
  • Calambres y dolor muscular.
  • Debilidad y cansancio.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas y vómitos.
  • Deshidratación.
  • Desmayos o pérdida de conciencia.

Qué hacer ante un golpe de calor

Ahora ¿qué hacer ante un golpe de calor? En primer lugar no pierdas la calma, si el que sufre el problema es un niño o bebé tranquilízalo y refréscalo rápidamente. Estos son algunos de los consejos a tener en cuenta para recuperarte o recuperar a un pequeño de un golpe de calor. No olvides ir a emergencias rápidamente de todas formas.

  • Busca un lugar fresco. Uno de los primeros auxilios frente a un golpe de calor es buscar un lugar sombreado y fresco.
  • Quítate la ropa. Para ventilar el cuerpo es importante que te quites la ropa o elijas prendas frescas y sueltas.
  • Busca ventilación. Si estás en un espacio cerrado puedes abanicarte o abanicar a la persona que tiene el golpe de calor. Un ventilador también es una buena ayuda.
  • Compresas. Un paño con agua fría en la frente, nuca, axilas, muñecas e ingle es una excelente forma de refrescar el cuerpo. Cuando la temperatura corporal supera los 40ºC es recomendable acudir directamente a un baño de agua fresca.
  • Bebe agua. Debe ser fresca, no helada y es recomendable beberla a sorbos para evitar vómitos.

enfermedades por calor

Cómo prevenir el golpe de calor

Es muy importante que conozcas cómo evitar un golpe de calor, ya que la prevención puede prevenir notablemente las posibilidades de sufrirlo. Si tú o tu familia va a estar expuesta al sol o calor excesivo ten en cuenta estos consejos para evitar la fiebre por calor y otros síntomas.

  • Evita exponerte al sol. Especialmente entre las 12 y 17 hs o 12 pm y 5 pm. Tampoco es recomendable que te expongas durante tiempo prolongado y mucho menos dormirte al rayo de sol.
  • Refréscate. Si por alguna razón estarás expuesto al sol asegúrate de tomarte descansos y acudir a un lugar fresco y ventilado cada tanto.
  • Usa ropa suelta. Nada mejor que ropa con telas sueltas de colores claros para evitar sufrir el calor de más.
  • Cúbrete. Usa sombrero o gorra y gafas de sol cuando estés exponiéndote al mismo. Cuando es muy fuerte es recomendable usar prendas largas y de color blanco.
  • Consume líquidos. En los días calurosos no debes olvidarte de tomar agua y bebidas isotónicas, se recomiendan unos 4 litros diarios, ya que pierdes muchos líquidos al transpirar, corriendo el riesgo de deshidratarte.
  • Usa protector solar. Elige un protector solar de calidad y con un factor alto para evitar quemaduras solares.
  • Evita comidas pesadas. Las comidas pesadas, con fritos y muy abundantes no son las mejores para el verano. Opta por opciones como las que podrás encontrar en el siguiente apartado.

Recetas para el verano

El verano es una estación en la que no sólo es recomendable comer liviano, sino que además la naturaleza te provee los más diversos alimentos frescos para disfrutar en tus platos. Estas son algunas recetas que no pueden faltar en tu menú veraniego.

  • Ensalada fresca. Nada como nutrir tu cuerpo disfrutando los deliciosos sabores de las verduras estacionales. Aprovecha este verano para comenzar a incorporar frescas ensaladas en tu dieta.
  • Té frío. Mantenerte hidratado en los días de altas temperaturas es muy importante, disfruta de diferentes opciones de té helado para soportar el calor.
  • Helados naturales. El verano es ese momento del año en que los helados gozan de mayor popularidad. Si prefieres opciones naturales y sin grasas, puedes hacerlas en tu hogar con fruta, zumos y agua.

Otros artículos que te pueden interesar:


Periodista. Bebedor empedernido de té verde y convencido de los remedios caseros.

Sígueme en Google+

ADVERTENCIA: esta nota tiene carácter informativo. Acuda siempre a un especialista. Ni el autor ni INNATIA se hacen responsables de los perjuicios ocasionados por el mal uso de esta información

No hay comentarios

Créditos de la imagen