Cómo preparar una salsa blanca o bechamel

Cómo hacer una bechamel o salsa blanca

La salsa blanca o bechamel es una de esas recetas básicas que cualquiera que se digne a cocinar debe conocer. Pero, por más simple que parezca, cuenta con una serie de secretos para que quede perfecta. ¿Quieres aprender a prepararla? Pues sigue la receta y tendrás tu bechamel fácil.

Qué es bechamel y cuál es su origen

La salsa de bechamel es una de las más tradicionales que existen en la cocina mundial. Es que se emplea para preparaciones de todo tipo y color, desde croquetas hasta canelones. Desde carnes y pescados hasta vegetales. Pero... ¿cuál es el origen de esta deliciosa salsa blanca?

Se estima que la salsa blanca bechamel proviene de Louis de Béchameil, un cocinero francés que se desempeñó como tal en... ¡el siglo XVII! Pero la receta era bastante diferente a la actual, que de hecho fue mutando bastante desde aquel entonces a esta parte. Para que te des una idea, llegó a tener quesos en su composición y hasta pudo haber sido hecha con grasa animal.

Receta de salsa blanca casera

La salsa bechamel, también conocida como salsa blanca, es una de las más clásicas maneras que tenemos de convertir un plato en otra cosa. Por ende, acudir a ella para preparar rellenos, darle un toque especial a un gratinado o simplemente para las pastas, es algo indispensable. Aquí tienes una receta sencilla y efectiva para que te quede sin grumos y deliciosa. ¡Aprende como preparar salsa blanca casera!

Ingredientes

  • Una taza de leche
  • Una cucharada grande de harina de trigo
  • Una cucharada de mantequilla
  • Sal, pimienta y nuez moscada

Preparación

  • Calienta una sartén y añade allí la mantequilla, cuando esté derretida, añade la harina y revuelve. Debe tomar un color amarronado, pero sin llegar a quemarse. Luego no tienes más que ir agregando la leche caliente poco a poco, a medida que revuelves.
  • Cuando tome la consistencia indicada (ten en cuenta que cuando se enfríe se espesará un poco más), apaga el fuego, condimenta con sal, pimienta y nuez moscada. Luego emplea con pastas (la bechamel para canelones queda genial), rellenos, para gratinar o lo que fuere. Tan sencillo como esto es preparar una buena salsa bechamel sin grumos. Eso es todo: ya sabes como preparar la salsa blanca casera.

Otras formas de hacer una bechamel

Ahora que ya sabes cómo hacer salsa blanca casera de forma tradicional, no deberías pasar por alto estos consejos para hacer una diferente, que te permita adaptarla en base a lo que tengas en el refrigerador o a tus hábitos alimenticios.

  • Bechamel ligera. Tan sencillo como usar leche desnatada y margarina vegetal en lugar de mantequilla y leche entera. Puedes incluso reducir un poco la cantidad de materia grasa.
  • Bechamel sin leche. ¿Quieres saber cómo hacer la bechamel sin leche? Pues tan sencillo como reemplazarla por caldo de verduras. Será una salsa velouté, como se llama en realidad. Pero el resultado final es genial y se usa de idéntica forma.
  • Bechamel vegana. Si quieres hacer una salsa blanca vegana, reemplaza la leche por algún sucedáneo no lácteo (leche de soya, arroz, avena, almendras; naturales, sin endulzar) y cambia la mantequilla por aceite de oliva o margarina vegetal.
  • Bechamel sin mantequilla. Si no quieres usar mantequilla, sustituye por margarina vegetal, animal o simplemente un poco de aceite.
  • Bechamel con aceite. La bechamel con aceite se hace exactamente igual, siguiendo los mismos pasos. Tan sólo cambias la mantequilla por tu aceite de cabecera. No queda tan untuosa, pero igualmente sirve.
  • Bechamel sin gluten. ¿Salsa blanca sin gluten? Pues prepara la bechamel con maizena, como se hacen en muchos sitios. y listo. También puedes utilizar
  • Bechamel sin harina. Técnicamente, no es posible hacer una receta de salsa blanca casera sin harina. Pero sí con otros tipos de harina. Opta por la de arroz, que queda realmente bien en una bechamel y no tiene gluten.
  • Bechamel en microondas. ¿Y cómo se hace una bechamel en el microonda? Mezclando primeramente la mantequilla semi fundida con la harina antes de meter junto a la leche en el microondas. Esto hace que no se formen grumos. Luego, calientas hasta que espese a la consistencia deseada.
  • Bechamel con cebolla. Antes de añadir la harina, dora la cebolla picada con la manteca. Tan sencillo como eso. Luego sí, incorporas harina y sigues el procedimiento normal.
¿Quieres recibir mas consejos en vídeo? Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Otras salsas que puedes preparar en casa

Bueno, ahora que ya sabes como hacer salsa bechamel de forma perfecta y con muchas variantes posibles, te llegará el momento de descubrir otras salsas con las que puedes acompañar tus comidas. ¡A ponerle salsa a la vida para hacerla más sabrosa!

  • Salsa tártara. Un clásico a la hora de acompañar pescados y otras carnes. No pueden faltar los pepinillos.
  • Salsa de nueces para carnes. ¿Te gustan las nueces? Pues entonces te fascinará esta receta de salsa para carnes.
  • Salsa árabe de yogur, La salsa árabe de yogur es una delicia. Y no sólo para acompañar comidas orientales. Descúbrela.

Otros artículos que te pueden interesar:


Periodista. Bebedor empedernido de té verde y convencido de los remedios caseros.

Sígueme en Google+

2 Comentarios en "Cómo preparar una salsa blanca o bechamel"

Comentarios en Innatia
renegado dice...

los felicito es bueno para todos

Publicado el 10 de mar, 2013 a las 17:44:41
Rocío dice...

Se puede preparar reemplazando la harina por fécula de maíz para que quede más liviana, y también hay variantes, donde se le puede añadir queso rallado, echalote, cebolla de verdeo o común rehogadas, entre otras. Por la web encontré estas variantes: la salsa crème, que es una bechamel a la que se añade crema de leche, la salsa soubise en la que habremos rehogado cebolla antes de añadir mantequilla al roux, la salsa villeroy, en la que añadimos yemas de huevo y una juliana de jamón, la salsa aurora, aunque originalmente es una variante de la velouté, a la que se añade puré de tomates, la salsa velouté, en la que utilizamos caldo de ternera/pollo/fumet de pescado en vez de leche (y a su vez ésta tiene sus variantes), la salsa mornay, a la que hemos añadido yemas de huevo y queso rallado, la salsa bâtarde, con yemas de huevo, zumo de limón y ligada con más mantequilla fuera del fuego (más parecido a una salsa holandesa) o la salsa thermidor, con mostaza, cayena, yemas de huevo y hierbas. Al fin veo alguien que usa bien el artículo que va con sartén!

Publicado el 17 de dic, 2015 a las 20:25:50
Créditos de la imagen